‘Mañana saldrá el sol’

'Mañana saldrá el sol'

“La vida me ha golpeado fuerte. Podía haberme hecho vulnerable y acabar pegándome un tiro o podía mirar al cielo y crecer. Elegí la segunda opción”. No encuentro un día más emotivo personalmente en lo deportivo que este para retomar este blog. Manolo Preciado fue un hombre sincero, con la verdad por delante aunque la misma le pudiera crear algunos enemigos o problemas. Era muy campechano, se paraba a hablar con los aficionados mientras caminaba por su ciudad adoptiva, Gijón. La vida nunca fue fácil para él. Perdió a su mujer Puri en el año 2002, víctima de un cáncer. Dos años después, su hijo pequeño, de 15 años, fallecía en un accidente de motocicleta. Pero Manolo decidió que aunque la vida le diese hostias, él se levantaría de nuevo para plantar cara a todo lo que le viniese. Cuatro años más tarde lograría el tan esperado ascenso en Gijón, el Sporting volvía al lugar que le correspondía. Tras la conclusión del partido frente al Eibar, que certificaba el ascenso matemático, Manolo rompió a llorar sobre el terreno de juego recordando a su mujer e hijo. Las siguientes campañas no fueron un paseo plácido por la categoría, pero con sudor, fuerza y entrega, Preciado ayudó a que su equipo se mantuviera en Primera División. En la temporada 11/12 tuvo un desencuentro con Mourinho, quién le recriminó que el Sporting se dejara ganar ante el Barça tras poner un once de teóricos suplentes. Preciado le replicó su actitud y le llamó ‘canalla’ por aquellas palabras. Pero finalmente acabaron haciendo las paces tras una llamada del técnico portugués y una posterior visita del de Astillero a Valdebebas. Poco después de esta anécdota, un nuevo revés volvía a golpear la vida de Manolo Preciado. Su padre fallecía atropellado tras intentar ayudar a un coche que se había averiado en medio de la carretera. Los mensajes de apoyo se contaban por miles. Pero Manolín continuaría con una máxima que le acompañó durante toda su vida, ‘Mañana saldrá el sol’.

La campaña siguiente, Manolo Preciado fue cesado cómo técnico rojiblanco tras un mal comienzo de temporada (aún así, el equipo asturiano acabó descendiendo). Comenzaba así una nueva etapa en la vida de Preciado. Tras su destitución pudo dedicar más tiempo a su hijo, y a su novia Arancha. Al finalizar la temporada, el Villarreal, equipo recién descendido a la Liga Adelante, se puso en contacto con él para que comandara el nuevo proyecto amarillo. El entrenador santanderino era confirmado cómo entrenador del equipo castellonense el día 6 de junio. Pero ese mismo día, el corazón de Manolo dejó de latir. A las 23:15 Manolo Preciado fallecía en el domicilio de Arancha, en Sueca. La noticia saltaba a los tablones al amanecer del siguiente día. El mundo del fútbol se conmocionó. Un entrenador que luchó hasta el final se nos iba de forma repentina, nadie se lo podía creer. Manolín era querido por todo el mundo.

Hoy, 6 de junio de 2014, se cumplen dos años sin este gran hombre, es una fecha especial para el mundo del fútbol. Y desde aquí queremos hacer este pequeño homenaje a alguien que fue más que un entrenador, ha sido un ejemplo de superación, de levantarse tras caer, de luchar hasta el final y de no darse por vencido nunca.

Por ti, Manolo, siempre estarás en el recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s